Vivir más seguro y privado en los pisos bajos.

Una de las iniciativas para cerrar un balcón con cortinas de cristal puede surgir de la inquietud por la seguridad, especialmente para aquellas personas que viven en un primer piso. No es que estemos alarmados por el Hombre Araña, pero han existido casos de gente colgándose para robar algo tan simple como una bicicleta y también es posible que alguien tire algo desde afuera o que caigan cosas de los pisos de arriba. Aquellas personas que habitan la planta baja o el primer y segundo piso siempre están quejándose de esto.

Quizás sea de los afortunados que consiguió un piso con patio, pero el patio está demasiado expuesto a la oreja inquieta de los vecinos linderos. Así que a menudo también los ponen incómodos no sólo los ruidos de afuera, sino también que los vecinos escuchen cada una de sus conversaciones, quieren privacidad.

Lo que hace que terminen cerrando todo y encerrándose en la oscuridad o luz artificial de los ambientes interiores. Hay discusiones de pareja al respecto: “yo quiero todo cerrado”, “yo quiero luz”, “nos escuchan los vecinos”, “no me importa lo que piensen”. No hay ni siquiera por qué exponerse a ello.

Cerrarlo con cerramientos de cristal sin perfiles y de hojas deslizables divisores que perjudiquen la vista hacia fuera ni la fachada del edificio es una decisión acertada, ya que este espacio se puede usar como lugar de lectura, salón de té o espacio de trabajo.

Supone un ahorro grande de energía ya que se utiliza la luz de día mientras haya sol y se gana en calidad de vida, puesto que nada es más lindo que sentarse al aire libre y no tener que sacrificar la vista utilizando luz artificial.

El cerrar con paneles de cristal no significa que el espacio quede cerrado para siempre, ya que se puede abrir en caso de querer aire del exterior o si una persona desea fumar por ejemplo. También se puede dejar abierto en verano y cerrarlo en invierno o diferenciar entre día y noche.

Se puede escuchar música sin molestar a los vecinos, disfrutarlo hasta altas horas de la noche, no sufrir los mosquitos y darle la temperatura que queremos.

Toda una solución a los problemas de seguridad e intimidad que tanto nos preocupan.