¿Por qué cerrar un espacio que tiene una piscina?

¡Si es tan bonito al aire libre! Pues claro que es bonito al aire libre y lo seguirá siendo, porque cerrar con cortinas de cristal no significa que se deba mantener cerrado todo el tiempo, sino cuando lo consideremos necesario; por ejemplo en días de lluvia o de vientos fuertes.

La razón es muy simple: no queremos que la piscina o sus alrededores se ensucie cuando está en desuso. Sumado al hecho de que una piscina suele estar en un lugar de relajación, por ejemplo rodeada de reposeras o sillas de descanso donde tranquilamente una persona podría sentarse a leer un buen libro, disfrutar de una copa de vino o saborear una tabla de quesos.

piscina cerrada con cortinas de cristal

Si cerráramos un espacio así, nos quedaría disponible para su uso aún cuando no estuviéramos usando la piscina, y podríamos disfrutar de las vistas del espacio exterior sin quedar a la intemperie y por lo tanto a merced del frío o de la lluvia. Porque lo que hay que aclarar es que este tipo de cerramiento con cortinas de cristal viene sin varillas de metal entre cada una de las hojas, esto significa que no se interpone nada entre su vista y el paisaje.

Sabemos que muchos estarán pensando que no hay que limpiar el piso o la piscina pero ahora tenemos el problema de los cristales para cuya limpieza quizás haya que llamar a profesionales. Nos complace informarles que no es así, las cortinas de cristal se abren de diversas formas y por eso son muy fáciles no sólo de abrir, sino también de limpiarlas.

Y si los niños aprovechan ahora a jugar por ahí, no hay problema de que vayan a lastimarse porque las cortinas de cristal están diseñadas con materiales de primera calidad y de manera de que si se rompen lo hagan en pequeñas partículas astilladas que no lastimarían a nadie.

Como ven, hay varios buenos motivos por los que cerrar una piscina con cortinas de cristal y ninguno para no hacerlo.

¡CONTACTENOS!