Disfrutar de las aguas de una piscina es para muchos una de las experiencias más gratas que se puede tener. Es sumergirse en espacio donde la gravedad cambia, permitiéndonos sentir a gusto con el clima que nos ofrece. Además, es un lugar donde nos podemos ejercitar para así liberarnos del estrés.

Lamentable en las épocas de invierno, como también en las de otoño, resulta difícil aprovechar este escenario. El frio de las aguas de la piscina resulta insoportable. Y aun cuando se trate de una piscina provista de calefacción, la temperatura del ambiente hace imposible que nuestro cuerpo pueda soportar aceptar el desequilibrio de las temperaturas.

Pero por suerte, hay buenas noticias para ello. Gracias a las tendencias del mundo de moderno en materia de interiorismo se ha logrado dar una solución perfecta. Estas son algunas de las alternativas:

Cerramientos con cristal

Básicamente consiste en crear una estructura en torno a la piscina. A través de paneles de cristal se blinda la piscina, impidiendo que el aire exterior tenga efecto alguno sobre el escenario herméticamente cerrado.

La razón de la elección del cristal como material para encerrar la piscina, obedece al hecho de que este se presenta como un elemento que no abruma ni le quita belleza a dicho espacio. Es decir, si se levantan muros de ladrillo y concreto, el resultado sería demasiado robusto. A lo que se le debe agregar que este tipo de paredes son propensas a acumular humedad.

Lo que se busca en esencia es que la visibilidad de la piscina se mantenga. El cristal además es un elemento que permite aislar por completo el escenario exterior del interior, a pesar de la delgadez que pueda llegar a ostentar. El frio queda atrapado en la superficie misma del cristal.

Estos cerramientos de cristal pueden ser con perfiles o sin estos. El resultado final cambia un poco en la belleza de su estética, pero la utilidad sigue siendo la misma, conservar el calor en el interior del espacio de la piscina y convertirse en una urna de cristal resistente, cuya limpieza es fácil de realizar.

porche acristalado al lado de piscina

Techo móvil de cristal

Para completar el aislamiento total de la piscina resulta también necesario construir un techo móvil de cristal, cuyo material de vidrio otorga el aislamiento total de este escenario de la piscina. Este techo es una excelente opción no solo para las temporadas frías de otoño o invierno, sino también para cuando cae la lluvia evitar que esta se contamine.

El techo de cristal tiene la virtud de abrir y cerrarse de manera automática tras recibir la orden de un mando a distancia que activa el sistema mecánico. En cuestión de segundos el techo de la piscina queda despejado.

Esta es una solución pensada también para que en las épocas de verano el espacio quede abierto por completo, evitando que el calor se acumule y produzca un efecto tan descabellado como las temperaturas de invierno.

El secreto está en crear un espacio único y hermético

Cuando en diseño de interiores y decoración se habla de hermetismo se habla concretamente de la facultad de poder crear un espacio homogéneo, que sea totalmente independiente y su temperatura pueda ser compacta, al margen de las circunstancias externas.

Las cortinas de cristal logran perfectamente dicho efecto, dejando que la temperatura del escenario de una piscina sea la ideal. La estética final que se logra con esto no tiene nada que envidiarle a la que proponen los hoteles de alta categoría, donde la piscina su ubica en lo alto de un edificio y resulta necesario protegerla mediante dichos cerramientos sin perfiles.