Día tras día, los empleados de una empresa pasan la mayor parte de su vida en el territorio de las oficinas. Es allí donde pueden trabajar, en compañía de muchos colegas más, colocando su talento y su servicio para que puedan sentirse profesionalmente realizados. Al final, una oficina termina por convertirse en un segundo hogar para cada uno de los miembros de una empresa.

Por eso, una buena oficina debe ofrecer las mejores condiciones para que el clima de trabajo sea lo más fresco y humanamente posible. Las emociones, la tranquilidad y la efectividad en el trabajo depende del buen diseño de interiorismo que representa una buena oficina: bien pensada, bien estructura y bien optimizada.

Hoy en día, en el campo de diseño de interiores y oficinas, se le apuesta al acristalamiento. Se trata de un enfoque donde materiales como los cortinas de cristal se apodera de toda la estética de una oficina, ofreciendo una trasparencia perfecta y exquisita.

oficina acristalada con cerramientos de cristal azul

A continuación podrán observar un resumen de lo que esto representa y todas las ventajas que ofrece:

Separación de espacios

El acristalamiento tiene la principal función de aprovecha al máximo las dimensiones del espacio. Adiós se le está diciendo a esa cantidad de muebles de escritorio de gran grosor que, centímetro a centímetro, se convierten en uno o dos metros de espacio que discretamente le resta utilidad y funcionalidad a todo el escenario de la oficina.

La implementación de cerramientos de cristal como medida para generar los puestos de trabajo es la más efectiva.

La iluminación y la estética

Mientras tanto, cuando se utilizan muebles de escritorio o separadores tradicionales, la luz no se aprovecha al máximo, ya que estos elementos opacan y restringen su efecto. Cuando se utilizan cortinas de cristal, la luz tiene la virtud de replicarse y hacerse más intensa, casi como si cada panel fuese un espejo.

Esta estética ofrece una sensación única y fascinante, brindando mayor prestigio y elegancia al escenario.

El aprovechamiento del aire

A pesar de que muchas oficinas hoy en día poseen sistemas de aire acondicionado, también existen las que a pesar de contar con dicho recurso, poseen ventanas que equilibren la temperatura. Las ventanas son un bien necesario, en tanto limpian el aire y ofrecen una sensación de libertad única.

Para darle mayor valor a esto, los diseñadores e interioristas, hacen uso de cerramientos de cristal sin perfiles, cuya estética permite que todo el sistema de la ventana se compacte a un lado. El aire exterior fluye hacia adentro, dando nuevos aires y oxigenando por completo el escenario.

Las ventajas

El efecto de acristalar una oficina proporciona las siguientes ventajas:

  • Da originalidad y aprovecha al máximo el espacio, tal como ya se anotó.
  • Permite oxigenar y lograr que el espacio reine una sensación de libertad.
  • La misma trasparencia de los cristales ofrece claridad y brinda mayor iluminación.
  • Permite que los empleados se integren, evitando crear murallas en su rendimiento laboral.
  • Pero al mismo tiempo, permite que cada espacio de trabajo sea totalmente independiente.
  • El acristalamiento representa un diseño moderno, limpio y compacto.
  • Es un tipo de material de fácil mantenimiento y limpieza.
  • Son una medida fantástica para regular las temperaturas de las oficinas.

Además, acristalar una oficina, supone grandes ventajas que se verán reflejadas directamente en la productividad de los mismos empleados y en el estado de ánimo general de toda la nomina de trabajo.

Por eso, contar con un servicio de acristalamiento, es ante todo revolucionar el espacio de trabajo y darle una estética donde la vida humana se mueva en torno a la claridad y la trasparencia que ofrece el lujo de este tipo de material.